martes, 6 de agosto de 2013

Mon fils


Iván Rasskin juega al ajedrez en Marsella. Muy cerca del Chateau d'If, donde Edmond Dantès comenzó a fraguar la venganza. Después de veinte años.

Me basta cerrar los ojos para salir a navegar.

No hay comentarios: